El rondón es un plato que llego a tierras Centroamericanas con la llegada de los afrojamaiquinos quienes trajeron sus tradiciones, costumbres y recetas. Este plato era preparado principalmente a base de pescados, mariscos, leche de coco y otros ingredientes autóctonos que los cocineros solían agotar. Por esta razón la comida caribeña para esa época se consideraba como de subsistencia, pues los alimentos utilizados eran los que se disponían y los que podían obtener de cultivos silvestres.

Este platillo tradicional de la cocina afroantillana tiene un sabor único y es una de las recetas preferidas de los amantes de la comida de mar. Se prepara a base de pescados frescos como el pargo rojo y diversos frutos marinos como los cangrejos, camarones, caracoles, almejas y mejillones. Además, se le añade plátanos verdes, batatas, yucas, ñame y chiles panameños. Al momento de degustarlo, puede tomarlo como una deliciosa sopa o acompañado de un arroz cocido con leche de coco.

Si quiere aprender a preparar este exquisito platillo es necesario que cocine lentamente el pescado, los mariscos y las verduras en la leche de coco y luego darle la sazón usando los chiles picantes y las especias caribeñas que le dan ese toque deliciosamente especial.

El rondón es considerado unos de los mejores y más emblemáticos platos de la gastronomía costarricense y de todo el Caribe, ya que conserva y concentra una diversidad de sabores y texturas deliciosas que representan perfectamente las tradiciones afroantillanas. Sin duda alguna, el rondón se ha constituido en una de las joyas gastronómicas favoritas del Caribe.