Las recetas y las verduras varían según el lugar de Costa Rica en el que te encuentres, pero todas tienen el denominador común de verduras cortadas en pequeños trozos con algo de carne. El picadillo de papa es popular en las tierras altas del norte de Cartago, donde se cultivan muchas papas.

Para muchos, este picadillo es más que un simple plato. Para los ticos, es sentimental y cada vez que lo comen, les trae hermosos recuerdos de la infancia de donde crecieron.

El picadillo puede sonar como una especie de cruce entre un pequeño pico y un mamífero acorazado, pero en realidad es un fragante guiso de carne molida, de "picar", la palabra española para "picar". Sin embargo, en Cuba tiene ciertamente la estatura cultural de una montaña: es la comida favorita, al igual que en Costa Rica, y un accesorio común en las mesas de toda la isla, desde La Habana hasta Baracoa. Apenas pasa una semana sin que aparezca en el menú familiar.

En su forma más básica, el picadillo es una mezcla de carne molida, tomates, aceitunas, hierbas y pasas de uva para darle dulzor. Todos ellos, ingredientes que nunca faltan en un plato típico de navidad. A veces se sirve con arroz; otras veces se usa como relleno para pasteles, empanadas o buñuelos. Algunos chefs añaden papas; otros lo cubren con un huevo frito para hacer picadillo al caballo. Es un plato versátil, que puede ser personalizado con diferentes ingredientes. Pero cualquiera que sea la forma en que se presenta, es sin duda uno de los platos más populares de la región.

Existen versiones de picadillo en todo el Caribe y América Latina, pero los costarricenses hace tiempo que lo reclaman como suyo, al igual que los cubanos. Tal vez esto se debe a que, en Costa Rica, el picadillo está impregnado de nostalgia.

Para la comida de la fiesta navideña, el picadillo proporciona proteína de relleno en lugar de los estándares cargados de carbohidratos que se sirven con demasiada frecuencia. Desde una sartén de hierro fundido o una olla de cocción lenta, ¡seguramente es un placer para la multitud! Acompáñelo con pequeños tazones de condimentos, como nueces tostadas y pepitas (semillas de calabaza), aceitunas españolas en rodajas, alcaparras, cilantro picado, cebollas de verdeo, jalapeños y rodajas de aguacate. Es bastante sabroso sin queso, pero un ligero toque de cotija desmenuzada o queso fresco añade color y sabor.