Entre septiembre y abril, un tipo especial de palmera produce grandes racimos de fruta llamados pejibaye, o fruta de palma de melocotón. Este es también el mismo tipo de palmera que produce los conocidos y deliciosos corazones de palma que se ven a menudo en las ensaladas. El pejibaye es un bocadillo muy nutritivo y querido en Costa Rica. Durante la temporada, se pueden comprar en cualquier puesto de frutas, mercado de agricultores y en muchas tiendas de comestibles.

Los pejibayes sólo crecen en zonas tropicales, por lo que son muy populares en muchos países de América Central y del Sur. Esta deliciosa golosina es fácil de preparar, pero lleva un poco de tiempo. Después de que la fruta es recogida, debe ser hervida durante varias horas. Cuando el proceso de cocción de tres a cinco horas se completa, se quita la piel y se abre la fruta en rodajas. Hay un pequeño hoyo en el interior que debe ser sacado. La mayoría de la gente los come con lima o mayonesa. El sabor es una mezcla entre un anacardo, una castaña y una patata; sabroso y satisfactorio.

Los pejibayes son un excelente bocadillo de alta energía. Están llenos de vitaminas B1, B2, B6, B12, vitamina A, vitamina C y vitamina E. Cada fruta también contiene 2,6 gramos (alrededor de un décimo de onza) de proteínas. También tienen una cantidad sólida de magnesio, potasio y zinc. Los costarricenses no sólo las consumen en su forma natural, sino que también las convierten en pasteles, guisos, sopas e incluso licores. Definitivamente es una fruta que vale la pena probar en una visita a Costa Rica, especialmente durante la temporada de pejibaye.