En las principales chincharroneras de Costa Rica es muy difícil resistirse a sucumbir ante unos deliciosos chicharrones, trozos de carne de cerdo bien condimentados y fritos en manteca caliente y que se sirven acompañados con tortillas de maíz, yuca y un tradicional pico de gallo.

A lo largo de Costa Rica abundan muchos sitios como bares, cantinas o restaurantes, donde podrá disfrutar de estos bocados especiales, pero es tanto el gusto de los ticos por este plato que hasta una fiesta en su honor idearon, la popular Feria anual del Chicharrón que se realiza durante el mes de diciembre en la comunidad de Puriscal, conocida porque allí se cocina el mejor chicharrón del país.

El proceso de elaboración de este típico platillo es muy sencillo y si utiliza los ingredientes y las técnicas adecuados obtendrá unos deliciosos chicharrones crujientes y con un sabor a gloria. En cuanto al tipo de carne que se utiliza para su preparación la más recomendada es la panzada ya que está compuesta de una capa de carne y otra de grasa; también es común utilizar otros cortes como la costilla y la paleta.

Durante las fiestas de celebración de la llegada del año nuevo, los costarricenses estilan reunirse entre familiares para disfrutar de la buena comida, donde últimamente se ha popularizado hacer una buena chicharronada casera, que son ricos chicharrones de carne de cerdo que se sirven bañados en jugo de limón mandarina y acompañados de una infinidad de guarniciones que van desde la yuca, aguacates, plátano verde sancochado, tortillas de maíz y los picadillos de verduras, por lo que si le gusta el sabor y la grasa, le aseguramos que gratamente satisfecho con este plato desbordante de sabores y texturas, no se lo pierda.