Cada vez más la cocina costarricense da paso al uso de ingredientes orgánicos que se cultivan en el país y que hacen que su cocina adquiera nuevas dimensiones. Tal es el caso de la cúrcuma, una raíz milenaria proveniente de la India, de color amarillo intenso muy parecido al azafrán y que está cobrando especial importancia en la alimentación y otras áreas.

La maravillosa cúrcuma tiene muchas propiedades saludables para el organismo por lo que puede ser utilizada tanto para fines medicinales como para elaborar muchos platillos deliciosos en la cocina. En la gastronomía costarricense, es muy frecuente que se utilice como una de las especies favoritas que le aportan un sabor distintivo a la comida.

Generalmente se le utiliza como un sustituto del tradicional achiote otorgándole a la comida una vistosidad y un sabor intenso, pero delicadamente picante muy típico de esta raíz. Asimismo, facilita el metabolismo del organismo por lo que es considerado una de las especias más importantes de la cocina.

La cúrcuma cada vez más se integra a la cocina costarricense, ya que muchos consumidores están mirando hacia el uso de ingredientes naturales y frescos dentro de su dieta. Por ellos será muy común que sea utilizado, tanto fresca o molida, en la preparación de sopas, arroces, pastas, guisos, carnes, pescados, vegetales, bebidas, helados y hasta yogurt. Es un ingrediente muy versátil ya que es empleado en un sin fin de platos deliciosos.

Sin lugar a dudas el reconocimiento de las bondades de esta raíz, tanto culinarias como medicinales, reafirman que es uno de los alimentos que no debe faltar en la despensa, por lo que la cocina costarricense cada vez más la incorpora en la lista de sus especias favoritas.