Los costarricenses adoran su comida típica, quizás porque la frescura y la calidad de sus ingredientes le da un toque especial. Sin embargo, no debe olvidarse que esta gastronomía ha recibido varias influencias de otras culturas, resultando en una gama de platos con sabores distintivos y exquisitos.

Ingredientes básicos son el arroz y las judías, los cuales se combinan con diversas carnes para ofrecer una opción culinaria con alto valor nutricional. La carne de cerdo se utiliza mucho más que la de vacuno, por lo que podrá encontrar una variedad de platos que incluyen chuletas de cerdo, chicharrones y hasta patitas de cerdo. El pollo también es protagonista, no puede faltar el suculento arroz con pollo.

Sin embargo, debe reconocerse que también ha recibido influencias de otras culturas y costumbres, las cuales han aportado lo mejor de sí. Veremos una influencia afrocaribeña en la gastronomía costera, con deliciosos platos que incluyen tubérculos como el ñame y la yuca, verduras como el ackee y el quimbombó, y frutos tropicales como el coco y el plátano.

En cuanto a la influencia británica también se observa su presencia, ya que fue recibida directamente desde Jamaica por ser esta una colonia británica. Por ello podrá disfrutar de los dumplings fritos jamaiquinos que son crujientes por fuera y suaves por dentro, las deliciosas tartas y ese maravilloso granizado tan popular que vuelve loco a cualquiera, el churchill una combinación de hielo raspado con sirope de cola, leche en polvo, leche condensada, frutas y helado, un verdadero placer para el paladar.

Sin lugar a dudas, la cocina costarricense, es deliciosa y variada, donde podrá encontrar muchos sabores que provienen de otras latitudes, pero que lugar a dudas han contribuido a dar una identidad propia a la cocina tica.