Detrás  del chicheme existen muchas historias. Según la leyenda, los chorotegas provienen de las semillas del maíz y el origen del maíz pujagua se remonta a la época prehispánica, cuando una mujer indígena mientras corría a través de la milpa se pinchó con una espina y gotas de su sangre cayeron sobre la siembra pintando así el maíz de diferentes colores, entre los cuales apareció el pujagua de color morado.

Los indígenas desde entonces prepararon el Chicheme para consumirlo durante sus rituales religiosos como también durante algunas fiestas. Molían el maíz pujagua mezclándolo con varias especias y agua, dejándolo fermentar por algunos días, la masa obtenida era cocida y le agregaban agua fría antes de colarla.

Con la llegada de los españoles, ocurrió un sincretismo religioso indígena-español, alrededor de la celebración de Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe, que coincidía con la fiesta del Sol o del Maíz, que celebraban tres veces al año en honor a sus dioses el Sol, la Luna, el Viento y el Agua. 

Como se puede constatar estos platillos con maíz tienen un valor cultural y humano. Actualmente en Costa Rica hay un movimiento para recuperar la cocina ancestral y sobretodo incentivar en el país el uso del maíz a través de platillos y bebidas. Se busca la manera de transmitir a la nueva generación la cocina tradicional de Costa Rica.

Para lograr ese objetivo varias organizaciones han dirigido sus esfuerzos a la valoración y conservación de semillas y la siembra de las mismas.