El agua de sapo es una bebida refrescante y deliciosa que es originaria de la provincia de Puerto Limón, una pequeña ciudad portuaria ubicada en la costa caribeña de Costa Rica, región en donde es muy común los platos de identidad afropanameña.

El proceso de preparación de este refresco, como también se les llama, es muy sencillo, bastará solo con hervir el jengibre, la tapa de dulce y el agua, para que así la raspadura se derrita bien y el jengibre suelte impregne la bebida con todo su sabor. Luego de esto, la preparación se dejará reposar para incorporarle el jugo de limón. Generalmente este tipo de bebidas se disfruta bien fría o si lo prefiere puede envasarla como tradicionalmente se hacía en botellas de vidrio para conservarla.

Los ingredientes con que se elabora la bebida tienen grandes propiedades beneficiosas para el organismo, por ejemplo, el limón fortalece el sistema inmunológico y es un purificador natural de la sangre, mientras que el jengibre ayuda a mejorar la circulación, tiene propiedades antiinflamatorias, acelera el metabolismo y disminuye el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes y las cardíacas.

La deliciosa agua de sapo, es una bebida bien refrescante que lo mantendrá muy hidratado y saludable ya que está elaborado a base de ingredientes naturales frescos, libres de aditivos y preservantes químicos que solo causan daño a la salud. Por esto disfrutar de este tipo de bebidas tan sanas y que además representan la idiosincrasia de nuestra gastronomía tradicional, es un acierto para que futuras generaciones conozcan sus raíces y luchen por mantenerlas vivas.